Actualidad

Previous Next

Café Literario con Franzobel

El martes previo a la Semana Santa, nos visitó el autor austriaco Franzobel. En esta ocasión, el Café Literario se organizó en colaboración con el Foro Cultural de Austria en Madrid.  El autor leyó extractos de su estremecedora novela " Das Floß der Medusa" (La balsa de la Medusa), donde relata la supervivencia al naufragio de la regata "La Medusa" el 2 de julio 1816 en las costas de Africa Occidental. 

El hecho de que se trata de averiguar el hermetismo de la existencia humana, se puede adivinar en el primer capítulo.

Se producen situaciones parcialmente drásticas pero también ciertamente graciosas, que el autor supo transmitir al público, haciendo hincapié en lo fina que puede ser la capa de la civilización en el momento que se producen situaciones extremas.  Se llega más rápido a la barbarie de lo que uno jamás haya imaginado.

Seguramente, muchos entre el público, se les venía a la cabeza las imágenes diarias de los refugiados que llegan en patera. Sin embargo, las preguntas que se plantearon se referían al origen de la novela y las investigaciones sobre los hechos históricos. En este contexto, Franzobel también explicó su idea de introducir como artificio literario, una parte que no se ciñe a la historia, sino que hace también comparaciones con la actualidad. Esta perspectiva le confiere a la novela un contenido y un lenguaje muy especial:  Por ejemplo los náufraugos describen la hambruna  "como veganos en una barbacoa".

El público tuvo la oportunidad de adqurir un ejemplar firmado y tomar un aperitivo al final del evento. 

Igualmente, al dia siguiente el autor se ganó a los alumnos con sus relatos. Mostraron gran interés planteando preguntas sobre la situación política actual.  Algunas escenas, dieron que pensar sobre todo a los alumnos más jóvenes. Al final y al cabo surge una pregunta esencial ¿ De qué es capaz un ser humano? ó tal como la relata el autor: " Podemos estar cómodos y estar seguros que somos diferentes, a nosotros no nos pasa nada. Sin embargo, ¿es realmente así?